miércoles, 9 de diciembre de 2009

ELECCIONES PRESIDENCIALES 2009 EN CHILE ESCENARIO SIMPLE Y COMPLEJO

Simple porque las posturas económicas y sociales son bastantes homogéneas, no ha diferencias sustantivas entre los candidatos con posibilidades de llegar a la Moneda.

Complejo por el resultado, no parece tan claro el carro de la victoria, a pesar de que la derecha por primera vez en nuestra historia podría alcanzar mayoría absoluta.


Sumergidos en un trasnochado debate moral, con ataques bajo el cinturón, con los candidatos más mediáticos de los que se tenga memoria, con candidaturas hechas a la medida del consumidor y con partidos políticos profundamente debilitados. Por primera vez llegamos con suspenso respecto a quien pasa a segunda vuelta.

¿Una elección emocionante?

No por el desarrollo, pero sí por el resultado. Ciertas dosis de suspenso hacen esta elección un poco más atractiva. De la elección anterior, lo que aparecía, era el morbo de ver como el oportunismo desleal del Piñera acababa con la debilitada e ingenua candidatura del Lavín, Piñera era un candidato que prometía para otra campaña, Lavín era un agónico retrato de un perdedor, Bachelet corría entonces prácticamente sola.

Hoy son otros los contrastes, la pelota se juega en la cancha de la derecha, una candidatura fuerte de Piñera contra un inofensivo y desorientado ataque de Frei y con una irreverente arremetida de MEO que oxigena un escenario casi putrefacto.


¿Por quién votar hoy?


Cuando las propuestas son tan parecidas y la política de los acuerdos y la gobernabilidad se imponen, no hay espacios para riesgos, no sé si es seriedad o parquedad el atributo que se le puede atribuir al electorado chileno. En este contexto el argumento de la alternancia en el poder para ser el más irrefutable.


Hoy, el electorado, más que tenerle miedo a un Gobierno sin ideas, le tiene miedo a un Gobierno corrupto y para vencer ese miedo necesita un cambio de personal, alejar vicios y manías propios de quienes parecen enquistados en el aparato estatal. La democracia exige comprender que siempre existe la posibilidad del alcanzar el poder, como de perderlo y ambos, la victoria y la derrota, son profundamente formativos para los movimientos políticos.


Atender a “lo mejor para el país”, puede llevarnos a tomar decisiones que podamos considerar como inconsecuentes, porque quien siempre ha pensado que la concertación es lo mejor para el país, hoy puede ponerlo en duda y si su criterio de selección es ver qué es lo mejor para el país, puede quizás verlo en la otra vereda.


Quienes enarbolaron las banderas del no, y cuadraron sus votos en torno a Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet, y que no tengan intereses creados, ya sea por cargos o beneficios de cualquier índole, son quienes decidirán la próxima elección ya que son los que manejan los márgenes que pueden hacer pasar del 49% al 51%


Ya que la derecha nunca ha tenido más del 50%, para ganar necesitará de convertidos. Frei para ganar necesitará apelar a una lealtad casi enamorada

Pablo Maino
Región Metropolitana, Chile


1 comentario:

Diego M. dijo...

Me gusta este espacio.
La verdad que no se mucho de política, pero creo que entendí tu punto...
Me gusta mucho tu blog...

Saludos y mana!!

PD: de un fiel voluntario.