lunes, 22 de octubre de 2007

Responsabilidad Social Universitaria (RSU)

A través del Espacio de Debate se busca fomentar la reflexión al interior del equipo de Un Techo para Chile. Cada semana hay un encargado de escribir acerca de un tema de interés nacional y que se relacione con nuestras inquietudes.
Éste no necesariamente representa la opinión de todos los que aquí trabajamos.
La justicia social requiere dos tipos de actores: los que, debido a sus condiciones, su historia y sus recursos, tienen la obligación de poner sus talentos al servicio de quienes no han tenido esa posibilidad; por otro lado, están los que deben exigir que esta entrega se realice, no por piedad ni por buena voluntad… simplemente por justicia.
En Chile, hay un conocimiento generado en las universidades que no reconoce los profundos quiebres de nuestra sociedad. De la misma forma, existe en los campamentos cierta pasividad en la exigencia de un mayor compromiso. En definitiva, estamos frente a un distanciamiento entre las universidades y los sectores más desposeídos, que impide la construcción de un país que haga frente a su injusticia, su pobreza y su desigualdad. El país que los jóvenes universitarios soñamos.
A ratos pareciera que una actividad con un fuerte énfasis en lo mediático, como “El otro lado del pizarrón”[1] no hace más que profundizar estas diferencias, dejando a los campamentos y a quienes viven en ellos en una posición de dramática pasividad. Lo cierto es que para revertir esta situación, es necesario generar espacios de encuentro y aprendizaje mutuo en los que las universidades comiencen a considerar la realidad del país, mientras las organizaciones de los campamentos son capaces de demandar un mayor compromiso social de las universidades.
El problema de la pobreza y de los campamentos no sólo se da a nivel de las problemáticas específicas que los aquejan. También son reflejo de un problema estructural, más de fondo, y es aquí donde los medios juegan un papel importante, ya sea porque lo refuerzan o porque podrían revertirlo.
Un Techo para Chile tiene la gran posibilidad de propiciar este cambio cultural en Chile, con la profunda convicción de que las universidades pueden –y deben- ser motores del desarrollo del país, al mismo tiempo que los campamentos poseen realidades e historias que los convierten en actores fundamentales en el aporte al conocimiento universitario.
Por lo tanto, buscamos universidades que utilizando la teoría y la discusión que se genera en las aulas, sean capaces de acercarse y relacionarse con las organizaciones e individuos de los campamentos, que investiguen y preparen profesionales para liderar los cambios que todos esperamos, y que a través del aprendizaje y servicio, el voluntariado y las prácticas, se la jueguen por un Chile más justo.
¿Cómo hacerlo? Compartiendo experiencias, generando conocimiento, debate y discusión en torno a la RSU, y finalmente a través de actividades concretas, masivas y mediáticas que la posicionen en la opinión pública de manera mucho más rápida y profunda de la que las mismas universidades podrían querer.

[1] Mañana martes 23 de octubre, conmemorando el segundo año de la canonización de San Alberto Hurtado, se realizarán más de 100 clases universitarias en campamentos a lo largo de todo Chile.
Por Claudio Castro
Lunes 22 de octubre de 2007

2 comentarios:

Fernando Gualda dijo...

Un tiempo me interesé mucho por la RSU, encontré un apoyo importante en las palabras de juan Gomez Millas, en especial recuerdo su definicion del sentido espiritual que debiera tener el universitario, lo recomiendo.

Lunita dijo...

Creo que es fundamental que nosotros como egresados de grandes universidades exijamos que éstas se hagan cargo de su entorno de manera real y eficiente.

Con un departamento o vicerrectoría dedicada especialmente al tema de la RSU y también es deber de las federaciones de estudiantes hacerse cargo de este tema y que sea parte de los estatutos donde se defina como una de las responsabilidades del cargo de presidente de federación.