lunes, 8 de junio de 2009

North Face (o enfrentar los desafíos justo desde el otro lado)

Nociones básicas de orientación en medio de la cordillera de los Andes indican que la cara sur de los cerros y montañas es la que tiene más vegetación, más humedad, y a más altura, más hielo. Si es que te encuentras perdido, no tienes brújula y está nublado, mirando la cara de las montañas puedes saber para dónde está el norte, y para donde el sur, y así emprender el camino de regreso. Para quienes gozan con mirar el mundo desde las alturas y estar un poco más cerca del cielo, los desafíos que ofrece la cordillera de los Andes en el hemisferio sur, son más desafiantes todavía si se hacen desde la cara sur: las grietas del hielo, el viento gélido y las cornisas más encrespadas también conducen a la cima. Me llama la atención como desde hace un tiempo a esta parte proliferan en nuestras latitudes artículos deportivos de una prestigiosa marca, North Face ¿por qué lleva ese nombre? Es que en el hemisferio norte ocurre exactamente al revés que por acá: es la cara norte de los montes la que es más difícil de subir (Así como el agua del escusado gira para el otro lado).


Los países en desarrollo nos caracterizamos por importar muchas cosas desde los más avanzados, en particular tecnología, automoviles, todo tipo de manufacturas. Junto con los bienes, debiéramos intentar importar también el conocimiento y la técnica para producirlas, o al menos para adaptarlas a nuestra disímil realidad. Anhelamos ser cómo son los del norte, y por tanto intentamos hacer lo que ellos han hecho para llegar adonde están ¿Es esto posible? ¿Por el mismo camino que han andado allá? Dándole una vuelta más al asunto, podríamos preguntarnos ¿Qué otras cosas importamos? ¡Palabras! Por ejemplo, nos han enseñado a hablar de recursos humanos, no ya de personas... ¡Metodologías! Hemos aprendido a medir estadísticamente la pobreza, a clasificar a las personas según su ingreso y capacidad de consumo... ¡Nuevos sistemas! Mirando hacia otras partes hemos soñado un sistema de transporte eficiente, ágil y puntual... ¿Cuál es el desarrollo que soñamos? ¿Habrá directa correlación entre al aumento del PIB y el de la felicidad?


Esta polaridad entre el norte y el sur Benedetti la trata muy bien: "con sus predicadores, sus gases que envenenan, su escuela de chicago, sus dueños de la tierra, con sus trapos de lujo, y su pobre osamenta, sus defensas gastadas, sus gastos de defensa, con su gesta invasora el norte es el que ordena... pero aquí abajo abajo, cada uno en su escondite, hay hombres y mujeres que saben a qué asirse, aprovechando el sol y también los eclipses, apartando lo inútil y usando lo que sirve, con su fe veterana, el sur también existe".


Sin tanto pataleo, nos guste o no, la cultura hegemónica es la que viene de por allá lejos. Las pilchas de la marca que comentamos son de muy buena calidad... pero ojo, no vaya a ser que por tragarnos todo el cuento, en el momento del desafío, la duda o la desorientación, partamos justo para el lado equivocado. Para quienes tienen la posibilidad de conocer, de estudiar, y de formarse, tomando en cuenta las mejores prácticas de otras partes del planeta, el desafío es adaptarlas creativamente a lo que se vive y se sueña por acá. El espacio de las mesas de trabajo en que dirigentes de los campamentos, profesionales y voluntarios de Un Techo para Chile, codo a codo, semana a semana, se devanan los sesos para sacar adelante los proyectos de vivienda, es una muy buena escuela para ensayar estas formas creativas: tenemos mucho que aprender.


José Fco.Yuraszeck SJ

2 comentarios:

Pablo dijo...

Buena columna. Igual que la anterior.
Lamentablemente creo que soy de los pocos lectores asiduos de este espacio, el que pocas veces tiene reflexiones de mayor interés. La mayoría de celebra nuestras propias virtudes como Fundación, sin atender a temas mayores

José Fco. Yuraszeck SJ dijo...

Podrías proponer un tema entonces!!